fbpx

Teoría de Dow

La teoría de Dow, publicada por Charles Dow (quien creó la agencia Dow Jones y el periódico The Wall Street Journal), estudió los movimientos de las cotizaciones y los mercados. La teoría de Dow parte de la premisa de que los precios toman una dirección, a la baja o al alza, formando así una tendencia (alcista o bajista). También cabe la posibilidad de que el precio no tome una dirección definida, entonces estaríamos hablando de una tendencia lateral o de un rango. La teoría de Dow se fundamenta en seis principios básicos. 

Leyes de la teoría de Dow

1.- El precio lo descuenta todo: El precio refleja absolutamente toda la información que afecta al activo analizado. Según esta ley, la dirección del precio es el resultado de todos esos factores plasmados en el mismo. 

2.- El mercado tiene tres tipos de tendencias: La tendencia primaria es la de largo plazo (más de un año). La tendencia secundaria, de menor duración temporal, es la que corrige la tendencia primaria. Según Dow, la corrección realizada por la tendencia secundaria se encuentra entre un 33% y 66% del movimiento realizado por la tendencia primaria. Por último, tenemos las tendencias menores, las cuales se encuentran dentro de las secundarias. Estas últimas tienen menor importancia en el medio y largo plazo.

3.- Las tendencias primarias constan de tres fases: La fase de acumulación es el inicio de la tendencia, donde los más informados empiezan a tomar posiciones en un valor. La fase de tendencia es cuando una mayoría de inversores se unen a la tendencia comenzada en la anterior fase. Por último, la fase de distribución marca el final de la tendencia y muchos de los inversores que entraron en fases previas ya han salido del activo.

4.- Los diferentes índices bursátiles deben confirmarse: Charles Dow creó el índice DJ Industrial y el de Ferrocarriles y afirmaba que una tendencia debía darse en ambos índices para poder confirmarla. A día de hoy, esto podría aplicarse a los distintos índices sectoriales existentes. Para ello deberíamos detectar el índice director y observar posibles divergencias entre este y los demás.

5.-  El volumen negociado debe acompañar a la tendencia, de manera que debe aumentar cuando la cotización se mueve a favor de la tendencia y disminuir cuando la cotización se mueva en contra de ella.

6.- La tendencia sigue vigente hasta que existan evidencias claras de que se ha producido un cambio de tendencia.

¿Te parece interesante, verdad? Sigue aprendiendo con TBS con los próximos artículos en nuestro Blog.