fbpx

Velas Japonesas ¿Qué son?

Las velas japonesas son una representación gráfica del precio de un activo en forma de velas. Las velas japonesas están compuestas por un cuerpo y 2 mechas. Una vela japonesa es una figura que muestra la evolución del precio de un activo en un período dado.

El uso de gráficos de velas está muy extendido en la actualidad entre los traders que operan en acciones, futuros, divisas, índices o materias primas, debido a la gran cantidad de información que aportan. Es una gran herramienta para realizar Trading. Además el trader puede identificar patrones o formas en las velas, que le ayuden a anticipar con mayor probabilidad de acierto algunos movimientos del mercado.

Como se compone una Vela Japonesa

Las velas japonesas se forman por dos partes, el cuerpo y las sombras. A continuación una imagen más detallada.

Composición vela japonesa

En la imagen anterior vemos que el cuerpo de la vela es la diferencia entre precio de apertura y de cierre. En el caso de las velas japonesas alcistas (verdes o blancas) se forman en cuanto el precio de cierre es superior al precio de apertura. En el caso de las velas japonesas bajistas (rojas o negras) se forman en cuanto el precio de cierre es inferior al precio de apertura.

Tipos de Velas

Los tipos de velas se pueden clasificar como: 

Vela pinbar o martillo: estas velas se caracterizan por una mecha larga y cuerpo pequeño o inexistente y nos indican que el movimiento previo no puede mantenerse.

Velas doji: es un tipo de vela que refleja indecisión en el mercado por parte de los inversores, estos no definen el inicio o final de una tendencia, más bien representa incertidumbre en el mercado. Son muy parecidas a las velas pinbar o martillo.

Vela con cuerpo completo: Se trata de velas con cuerpos muy grandes y con sombras muy cortas, o inapreciables. Este tipo de velas nos indica que el movimiento ha sido unidireccional y que no había muchas dudas de si comprar o vender. 

Patrón envolvente: sucesión de dos velas de distinto color donde el cierre de la primera vela coincide con la apertura de la siguiente, y el cierre de la segunda coincide con la apertura de la primera.

Por lo general estas son las velas más comunes y los nombres más extendidos para nombrarlas. No obstante, existen multitud de nombres o apelativos para cada una de ellas.

Ten en cuenta que las velas por sí solas no nos dicen mucho, nos dan indicios, pero si las combinamos con su ubicación en el contexto general del precio, y las combinamos con el volumen nos dan mayores probabilidades de éxito en la toma de decisiones.

¿Te parece interesante, verdad? Sigue aprendiendo con TBS con los próximos artículos en nuestro Blog.