fbpx

Activo financiero

¿Qué es un activo financiero?

Un activo financiero es un derecho que tiene una persona física o jurídica a recibir una cantidad de dinero por parte de un particular o una entidad en una fecha presente o futura. Este acuerdo queda plasmado en un contrato en el que el vendedor traspasa el futuro al comprador, que es el inversor.

Está formado por tres elementos. El primero es la liquidez que es la capacidad que tiene ese activo de convertirse en dinero. El segundo es el riesgo que es una circunstancia que se produce por la inestabilidad del mercado o por el comportamiento del inversor o el vendedor. El tercero es la rentabilidad que es la ganancia que espera obtener el inversor cuando venda el producto en una fecha futura.

Los activos financieros son emitidos por las unidades económicas de gasto y constituyen un medio de mantener riqueza para quienes los poseen y un pasivo para quienes lo generan. A diferencia de los activos reales, no contribuyen a incrementar la riqueza general de un país, ya que no se contabilizan en el PIB (producto interior bruto) de un país, pero sí contribuyen y facilitan la movilización de los recursos reales de la economía, contribuyendo al crecimiento real de la riqueza.2

El préstamo que realiza un ahorrador a una empresa es un activo financiero, en este caso la empresa es la vendedora del activo y el ahorrador, el comprador que espera recibir una corriente de ingresos en el futuro. Entre las principales categorías de activos financieros se encuentran los préstamos, las acciones, los bonos y los depósitos bancarios

La principal clasificación entre activos financieros distingue entre los que son de renta fija y los de renta variable.

  • Renta fija. Los activos de renta fija son aquellos que emiten administraciones públicas o empresas. Los primeros se caracterizan por su menor riesgo, debido al gran respaldo financiero de las entidades que los emiten. Estas se comprometen a devolver el capital invertido al cabo de un período de tiempo previamente establecido y una cierta rentabilidad. Como ejemplos, podríamos citar las letras del tesoro o los pagarés de empresas.
  • Renta variable. En este tipo de activos ni la rentabilidad ni la recuperación del capital invertido están garantizados, pudiendo incluso perderse la inversión. Su rentabilidad depende de diferentes factores como el balance de resultados de la entidad que vende el activo, o la situación económica del mercado donde se opera. El principal ejemplo de este tipo de activos son las acciones.
« Back to Glossary Index